Infusión: una bebida mágica

Actualmente, las infusiones son populares en el mundo por sus grandes propiedades, suvariedad de sabores y su magnifico olor. En época de invierno, sirven para protegerse del frío y, en época de calor, se pueden tomar con hielo para refrescarse. Esta bebida, a base de hierbas, se originó en el Oriente y durante décadas ha sido consumida para evitar enfermedades y reforzar el organismo.
Además de llevar una dieta balanceada, se recomienda tomar diariamente una infusión para ayudar al cuerpo a reponerse y liberarlo de ciertas dolencias. Es importante consultar un médico para saber qué tipo hierbas podemos consumir y en qué cantidad.
Los beneficios de las infusiones son múltiples: antinflamatorios, antioxidantes, antiespasmódicos, relajantes, digestivos, entre otros.

Entre las más comunes se encuentra la manzanilla, que ayuda calmar el estrés y tiene un efecto relajante. La infusión de poleo-menta que ayuda a evitar los gases y a digerir alimentos pesados. El té verde, famoso por sus propiedad antioxidantes y anticancerígenas. La tila, ayuda a curar los cólicos menstruales y reduce los problemas arteriales. El te de jengibre, reduce las náuseas y da energía. Y así, existen un sin número de infusiones en el mercado.
También hay infusiones que mejoran la apariencia del cabello, las uñas y la piel. Por ejemplo, los componentes de las infusiones Kerabione, son una mezcla de hierbas de cola de caballo, ortiga, cannabis, cáñamo, linaza, flor de caléndula, vitaminas A, C, E, vitaminas B y varios minerales, incluyendo zinc y ácidos poliinsaturados (entre ellos omega 3), que no contienen
ingredientes ni aromas artificiales.

Conjuntamente refuerzan el organismo y mejoran nuestro aspecto físico. Son fáciles de tomar y luego de una comida caen muy bien o también puedes tomarlas en compañía de tus familiares o amigos.